viernes, 24 de abril de 2009

John Locke y Thomas Hobbes

JOHN LOCKE

SU PENSAMIENTO FILOSÓFICO: EL EMPIRISMO
Su pensamiento filosófico es Empirista, parte de una crítica al innatismo y al racionalismo, todo su pensamiento está dedicado al esfuerzo por adherirse a la experiencia concreta.

El empirismo afirma que la conciencia humana se halla encerrada en los confines de la experiencia y que más allá de ellos no hay más que problemas insolubles o arbitrarias fantasías. Con esto Locke impone una saludable moderación a las pretensiones de la razón humana. Esto se manifiesta en sus ideas de:

• Afirmación de la libertad individual, en lo político.
• Defensa de la tolerancia religiosa, pues al considerar al hombre libre quiere garantizarle en el interior el ejercicio de sus efectivas facultades.
• En su meta: la función social del hombre y las tareas concretas que esperan a éste en la vida.

“Todo su pensamiento, entonces, es fruto de ese enfoque en que se renuncia a toda pretensión metafísica y a todo intento de ir más allá de aquella realidad dentro de la cual el hombre vive y funciona efectivamente”.

Este filósofo inglés quería entender cuáles son efectivamente las capacidades humanas, mediante el estudio de los límites propios del hombre. En su investigación gnoseológica, parte de Descartes y afirma la primera limitación diciendo: las Ideas se derivan exclusivamente de la experiencia. Esto es, no son fruto de una espontaneidad creadora del intelecto humano, sino de su pasividad ante la realidad. La realidad puede ser interna (el YO) o externa ( las cosas naturales) por lo tanto las ideas pueden proceder de una u otra de estas realidades. Denomina ideas de reflexión si surgen del sentido interno, por ejemplo: el pensamiento, la duda, el raciocinio, el conocimiento, la voluntad, es decir todas las operaciones de la mente; e ideas de sensación (o simplemente sensación) si provienen del sentido externo, por ejemplo: amarillo, calor, dureza, amargor, etc. Contra los llamados platónicos argumenta que las ideas innatas no existen porque no son pensadas. Así Locke es fiel al principio cartesiano de que tener una idea significa percibirla, es decir, ser consciente de ella. De ese principio se sirve para la crítica de las ideas innatas, por ejemplo para ser efectiva una idea innata entonces todos los hombres deberían tenerlas, inclusive los niños y los idiotas. Por lo que está seguro de que nuestro conocimiento proviene de las ideas y a su vez las ideas de nuestra experiencia. “Todo aquello que la mente percibe en sí misma, o todo aquello que es el objeto inmediato de percepción, de pensamiento o de entendimiento, a eso llamo idea; y a la potencia para producir cualquier idea en la mente, llamo cualidad del sujeto en quien reside ese poder. Así, una bola de nieve tiene la potencia de producir en nosotros las ideas de blanco, frío y redondo; a esas potencias para producir en nosotros esas
ideas, en cuanto que están en la bola de nieve, las llamo cualidades; y en cuanto son sensaciones o percepciones en nuestro entendimiento, las llamo ideas; de las cuales ideas, si algunas veces hablo como estando en las cosas mismas , quiero que se me entienda que significan esas cualidades en los objetos que producen esas ideas en nosotros”. (LOCKE. Ensayo sobre el entendimiento humano. Libro segundo. Cap. VIII, § 8).

Encuentra, entonces, que las ideas pueden ser simples o complejas. Las primeras provienen de la experiencia y las segundas son producidas por el intelecto mediante la combinación de ideas simples.

ningún intelecto puede inventar o crear una nueva idea simple, esto es, no derivada de la experiencia, así como tampoco puede destruir ninguna idea simple una vez adquirida. “La mente estando abastecida, como ya he declarado, de un gran número de ideas simples que le llegan por vía de nuestros sentidos, según se encuentran en las cosas exteriores, o por vía de la reflexión sobre sus propias operaciones. (LOCKE, Ensayo sobre el entendimiento humano. Libro segundo. Cap. XXIII, § 1).

4. LOCKE Y EL LIBERALISMO:¡
En este sentido se lo considera el padre del liberalismo moderno es inspirador de las ideas que sirvieron de base a la constitución política de Francia y de los Estados Unidos. También en su pensamiento político se puede apreciar la conexión con el Empirismo, por ejemplo cuando afirma: es ley natural que el hombre busque la felicidad y rehúya al sufrimiento, no existen leyes morales innatas y sólo por la experiencia aprende el hombre a prever las consecuencias de sus actos y a actuar según la razón.

Reconoce tres tipos fundamentales de leyes por las cuales se puede juzgar la moralidad, es decir la utilidad real de una acción: las leyes divinas, las leyes civiles y las leyes de la opinión pública. Atribuye máxima importancia a los usos sociales y al afán de aprobación y estima que mueve a los hombres. De esta forma el utilitarismo de Locke establece una estrecha conexión entre la felicidad del individuo y la utilidad general.

Este mismo planteamiento optimista sirve de base al pensamiento político de Locke. Por un lado Hobbes había concebido el derecho natural como el derecho ilimitado de todos a todo, y por lo mismo había considerado la condición original del hombre como una guerra universal. En cambio, para Locke el derecho natural de cada hombre está limitado por el derecho igual de los demás hombres y, por lo mismo, descubre en el estado mismo de naturaleza la posibilidad de una ordenada y pacífica convivencia. El decreto del hombre está limitado a la propia persona, a saber: derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad en cuanto es fruto del propio trabajo. A su vez considera que estos derechos son inalienables y
suponen los derechos de defensa y justicia, es decir, que todos los hombres tienen derecho a defender la propia vida, libertad y propiedad, como también derecho a castigar a quien atente contra ellos.
Al delegarse los derechos de defensa y justicia, surge el Estado. Por consiguiente, a diferencia de lo que sucede en Hobbes, el pacto social no anula los derechos originales de los hombres; antes bien, como el Estado recibe su autoridad sólo en virtud del mandato que se le confiere de defender y garantizar tales derechos. Su poder no es absoluto sino limitado y no anula ni disminuye la libertad de los ciudadanos sino que la conserva y acrece. Las leyes tienen como finalidad defender al individuo contra los abusos y las arbitrariedades. Los soberanos delegan sus derechos al monarca pero cuando éste no cumple tienen el derecho de resistencia.

En el estado, el poder supremo es el legislativo, ejercido por una asamblea representativa que tiene el deber de legislar en forma general y teniendo siempre presente el bien común. Incluso el rey está obligado a tutelar las leyes y a velar por su cumplimiento, si así no lo hiciera, perdería su autoridad y en tal caso se justificaría una revolución puesto que tendería a restablecer el orden perturbado por el monarca. Para evitar este peligro, el poder ejecutivo debe hallarse en otras manos que el legislativo: dirige los asuntos internos y externos del Estado, juzga y castiga a quienes quebrantan las leyes. Locke aún no separa el poder ejecutivo del judicial, como lo hace años mas tarde Montesquieu.

En resumen, los aportes de Locke se pueden situar en dos planos, el filosófico, concretamente en relación a la teoría del conocimiento donde resalta el rol de la experiencia en la función cognitiva del ser humano, y por otro lado en cuanto al pensamiento social y político donde contribuye con sus ideas liberales al surgimiento del Estado Moderno.

Pueden ampliar en el siguiente enlace:

http://www.rieoei.org/deloslectores/887Barrionuevo.PDF

http://www.laguia2000.com/inglaterra/thomas-hobbes

Thomas Hobbes nació en Malmesbury, Wiltshire, Inglaterra, en 1603. En 1608 se graduó en la Universidad de Oxford en donde estudió Filosofía Escolástica y Lógica.
Durante sus primeros años de vida profesional se dedicó a viajar promulgando el escolastismo. Gracias a que fue nombrado tutor del hijo del fallecido del Conde de Deovonshire, se relacionó con la alta burguesía y la aristocracia.
Su importancia histórica se encuentra en los aportes que realizó a la teoría política del Absolutismo, considerado uno de los principales enemigos del Parlamento inglés.
A mediados del siglo XVII en Inglaterra se encuentran dos modos de entender el Estado, ambos contrapuestos: por un lado está el Absolutismo, corriente extendida por toda Europa, y por otro, el Parlamentarismo. Ambas se diferenciaban en que la primera entiende la autoridad de rey emanada de Dios y por encima de la ley, la segunda, al contrario, entiende que ley debe ser obedecida por todos y que la soberanía debe repartirse entre el rey y el pueblo. Al respecto, Hobbes entiende que el Absolutismo es el verdadero garante de un Estado de paz, en el que los hombres no terminen destruyéndose entre ellos. Si bien no considera a la autoridad emanada de Dios, entiende que la soberanía debe residir en el rey. De este pensamiento surge la idea de contrato social.
Adscripto a la doctrina materialista, considera que el universo responde a sus propias leyes mecánicas en el que todos los fenómenos se explican por de una cadena causal en que la que nada está librado al azar. Este pensamiento deriva en un determinismo filosófico que niega toda libertad humana.
Su pensamiento se corresponde con el racionalismo de la época, identificado, fundamentalmente en la figura de Descartes. Si bien ambos pensamientos tiene puntos de contacto, el método analítico-sintético, la concepción materialista y matemática, las partes que componen un todo, Hobbes niega la existencia del alma en tanto que para Descartes existe un principio dualista.
A través de su obra más conocida y cuestionada, el Leviatán (1651), presta acuerdo al Absolutismo como una manera de prever el caos. Partiendo de la idea de que el hombre, respondiendo a las leyes de la naturaleza, debido a su necesidad por la supervivencia y el propio egoísmo surgido de esta necesidad primaria, está a un paso del concepto de guerra de todos contra todos. De esta manera, el Estado es un artificio para remediar una naturaleza tendiente al caos.
El pacto social a través el cual los hombres transfieren su autoridad a una sola persona es el Leviatán que se eleva como absoluto entre los individuos. En tal sentido, el Estado es lo opuesto a la naturaleza humana.
Asesor Carlos II en el exilio, Hobbes fue investigado, tildado de ateo y prohibido por la Cámara de los comunes en 1666, pese a que el rey intervino en su favor.
Sus obras completas pudieron ser editadas póstumamente. Falleció el 04 de diciembre de 1679.
http://www.laguia2000.com/inglaterra/thomas-hobbes